Enlace continental…

Taller TRICALCAR en México
Enlace continental

Entre el 7 y el 13 de abril se realizó en Tlayacapan el tercer taller del proyecto TRICALCAR (Tejiendo Redes Inalámbricas Comunitarias para América Latina y El Caribe). Los encuentros-en Huaral, Perú, en Rosario y ahora en México- multiplican los nodos y fortalecen la red de saberes técnicos sobre conexiones inalámbricas al servicio de las comunidades en todo el continente. Adolfo Dunayevich de LaNeta, Eduardo Rodríguez y Santiago Costa de Nodo TAU relatan la experiencia para enREDando. Erika Smith y Lilian Chamorro, a su vez, describen el espacio que los talleres dedican a la reflexión de género.

El taller realizado en la localidad de Tlayacapan, de Morelos completa el tejido de la red propuesta por TRICALCAR, “un proyecto de formación de capacidades e investigación aplicada sobre redes inalámbricas comunitarias para América Latina y el Caribe. a través del cual se pretende que la aplicación de estas destrezas sirva para ampliar la conectividad a comunidades rurales y urbano-marginales que no han podido aprovechar aún de los beneficios de las tecnologías de la información y la comunicación”.

“La idea del proyecto es apoyar a aquellas organizaciones e iniciativas que tienen interés en compartir recursos para bajar los costos de acceso a la infraestructura de comunicaciones. La tecnología inalámbrica se plantea de bajo costo en donde quien cuenta con un acceso dedicado a Internet puede compartir ese ancho de banda con otros que estén cerca o un poquito más lejos, utilizando ciertos equipos y con cierto conocimiento”, explicaba Sylvia Cadena en octubre en Rosario a la vez que destacaba la importancia de la capacitación técnica local para asumir ese reto. Así lo graficaba: “La propuesta es tejer esas redes que no son de cables, ni son de equipos, sino es de gente que tiene conocimientos que quiere compartir con otros y tiene la necesidad de implementar estos proyectos”.

Siguiendo estos lineamientos, TRICALCAR organizó sus encuentros por regiones del continente, con la intención de fortalecer esos enlaces localmente. Mientras el primer taller, en Huaral, estuvo orientado a la región Andina y el taller de Rosario al Cono Sur, esta tercera edición estuvo destinada a Centro América y el Caribe Hispano. En todos los casos se realizaron convocatorias abiertas y los participantes fueron seleccionados por sus conocimientos técnicos y por pertenecer a organizaciones de la región interesadas en el desarrollo de redes inalámbricas comunitarias. Todos recibieron becas para paticipar de los talleres. Participaron talleristas de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y México, de asociaciones (Asociación Infocentros, Enlace Quiche, Asociación ARGOS) de universidades (Politécnica de San Luis Potosí, Tecnológica del Valle del Mezquital), radios comunitarias (Mixe jen poj 107.9 FM, Radio Comunitaria Pi Radio 106.9 FM), y entidades gubernamentales, entre otras. El listado completo de participantes y sus biografías, está publicado en la página de Wilac.

En el taller de México, la organización anfitriona fue LaNeta, asociación civil mexicana que trabaja desde 1991 por acercar las TICs a organizaciones de la sociedad civil y los sectores excluidos digitalmente. El grupo de instructores estuvo integrado por Ermanno Petrosemoli y Javier Treviño de EsLaRed en Venezuela, Adolfo Dunayevich de LaNeta en México, Javier Pacheco de CLAMA en Colombia, Lilian Chamorro de Colnodo también en Colombia, Liang Tan de IICD en Holanda y Eduardo Rodríguez y Santiago Costa de Nodo TAU. La organización contó con el apoyo de Luis Fernando Ayala, Olinca Marino y Erika Smith, todos integrantes de la anfitriona LaNeta.

Es importante destacar en un proyecto de este tipo que como desafío logístico LaNeta se propuso maximizar el aprovechamiento de los recursos locales. Eso incluyó la provisión de desayunos, comidas y refrigerios por parte de la Cooperativa “Las guisanderas” y el uso del Telecentro Tlayacapan para las prácticas, quienes a su vez facilitaron la vinculación con la Casa de la Cultura de la población, que fue la sede para las clases teóricas.

Enlace con la comunidad
La tecnología al servicio de la comunidad es la apuesta más fuerte de este proyecto y TRICALCAR ha encontrado un modo de concretarlo. En cada uno de los encuentros, como práctica para los talleristas, se realiza la instalación de un enlace inalámbrico a Internet que queda al servicio de la comunidad local. En esta ocasión la instalación se realizó unos días previos al taller y la tarea estuvo a cargo de Adolfo Dunayevich, de LaNeta y Santiago Costa de Nodo TAU.

El enlace se concretó entre el Telecentro Tlayacapan, sede de las prácticas del taller, y una escuela telesecundaria, llamada así porque recibe una señal de video con las clases, que son acompañados por un tutor. La escuela está ubicada en la ladera de un cerro a cinco kilómetros del Telecentro. El acual coordinador del Telecentro dio cursos de computación en esta escuela, que cuenta con sala de computación pero no tenía conexión, porque en este lugar no había Internet.

Para Adolfo “fue una experiencia riquísima en términos de aprender sobre la resolución de problemas a la hora de hacer una instalación” Sin embargo destaca que “si bien la instalación del enlace fue un éxito, no fue fácil integrarla con el taller en su aspecto de vivir la experiencia, dado el tiempo que esto consumiría. Esta es una lección que debemos rescatar para proyectos futuros” señala Dunayevich. “Creo que el estudio de sitio previo a la instalación es un aspecto que aportó más al taller en tanto proceso didáctico al resaltar los desafíos que significan la instalación en términos del escenario y la posibilidad de hacer una práctica de larga distancia en una situación similar”. “Tuvimos la oportunidad de convivir por unos momentos con representantes de la comunidad beneficiada por el enlace instalado, quienes dieron sus impresiones acerca de las oportunidades que el enlace les abre” destaca Adolfo.

“La conexión inalámbrica que se instaló será de gran ayuda para la comunidad” enfatiza Santiago Costa. “Gracias al acceso a Internet en la escuela, la comunidad comenzó a planear proyectos a futuro, como alfabetización digital a los adultos y jóvenes de la zona, extensión de la red a otras escuelas cercanas para poder compartir información y crear actividades en conjunto. Fue muy grato ver la alegría de la comunidad (alumnos, padres, vecinos, etc.) al ver que la escuela contaba con acceso a la red” describe Santiago.

5

Voces desde el Taller
Como referente local y anfitrión, Adolfo Dunayevich, tuvo numerosas tareas no solo durante los días del taller sino en los meses previos, en la coordinación general del taller y coordinación logística de los instructores. “Participé en la elección de la sede, la selección de participantes, la instalación de la antena y en las sesiones teóricas. Como valor particular de este encuentro Adolfo menciona que “todos los participantes tenían en buena medida una preparación técnica y una práctica social. Compartir el conocimiento de las redes inalámbricas con este grupo abre nuevas posibilidades de cobertura de redes en la región, donde las grandes compañías no están necesariamente interesadas en brindar servicios y las entidades reguladoras no hacen un trabajo suficiente para garantizar un acceso equitativo en todas las poblaciones”.

En lo sociocomunitario el taller de México incluyó una unidad de “Comunidad, Género y tecnología” que ya se había realizada en las otras ediciones y sumó como novedad una unidad sobre “Sustentabilidad”. Además en esta ocasión la práctica de enlaces de larga distancia se realizó en escenarios reales, aspecto también novedoso. “Los participantes pudieron probar las antenas que construyeron a una distancia de 4.6 km y usando el enlace para transmitir voz y video” comenta Adolfo.

Las organizaciones que se suman al proyecto abrazan un nuevo compromiso y encuentran en este espacio un nuevo recurso para la inclusión digital. En este sentido Adolfo señala que “para LaNeta es esta una experiencia que necesariamente debe ser replicada a nivel nacional y regional. México es un país diverso, con muchas poblaciones marginadas, en donde la puesta al alcance de las nuevas tecnologías puede incidir en aspectos de mejoras económicas y participación ciudadana”.

Además de aportar a la coordinación global del taller, Eduardo Rodríguez, uno de los fundadores de Nodo TAU, participó del taller como instructor en tres módulos técnicos: el de Estándares Inalámbricos, el de Cálculo de Radioenlaces y el de Configuración de Estaciones, junto con Santiago Costa. Desde su experiencia en Nodo TAU, Rodríguez colaboró en uno de los módulos “más sociales del taller”, como él define y una de las novedades que el taller de México aportó al proyecto: el de Sostenibilidad de Proyectos de Redes Inalámbricas.

“La experiencia fue muy buena. Como en los otros talleres, los participantes provenían del sector técnico y estaban involucrados en proyectos sociales de uso de las TICs”. Rodríguez valora especialmente que las sesiones prácticas se hicieran en un telecentro y que los participantes tuvieran contacto con la gente del lugar donde se hizo la instalación inalámbrica. “El módulo de práctica de enlaces de larga distancia y de sistemas de energía se hicieron en la escuela. Hubo un momento de compartir con los alumnos y maestros de la escuela que creo que fue muy importante tanto para los locales como para el curso”. Otro aspecto distintivo que menciona es que los instructores compartieran una casa en lugar de un hotel. “Eso afianzó mucho al grupo de los instructores y mejoró la dinámica de trabajo” menciona. En cuanto a los resultados del taller, Rodríguez, señala que “fueron muy buenos según las evaluaciones de los participantes quienes quedaron no solo conformes con la capacitación sino muy motivados para llevar a cabo realizaciones prácticas en sus lugares.

Con este taller TRICALCAR completa una fase y se aproxima una etapa de evaluaciones. “Se han ido evaluando distintos aspectos del proceso a lo largo del camino” indica Eduardo. “En lo personal creo que el proceso ha sido positivo y muy alentador para el futuro sobre todo por las relaciones que se han logrado establecer entre las instituciones de Latinoamérica que han participado”, señala Rodríguez. A futuro hay perspectivas de continuidad del proyecto. “De hecho, el borrador de una segunda fase ya se ha sometido a consideración de algunos donantes y se están buscando otros. Esta segunda fase no solo comprende talleres de capacitación sino también un seguimiento y ayuda a los participantes en sus proyectos y apoyo a la realización de talleres nacionales” comenta Eduardo y agrega:: “para Nodo TAU el proyecto significó entrar de lleno con una tecnología con la que estábamos apenas comenzando a trabajar y tomar contacto con proyectos similares en toda América Latina. Ha consolidado, por otra parte, el saber técnico de algunos de nosotros y nos ha posicionado institucionalmente en este tema”.

Santiago Costa es el integrante más joven del equipo técnico de TAU. Estuvo involucrado en TRICALCAR desde el taller en Perú, fue instructor en Rosario y también en México. En esta ocasión viajó a México una semana antes del taller para la instalación de la antena. “La experiencia fue muy grata. Se notó en las evaluaciones finales que los participantes quedaron muy conformes” menciona y destaca que en esta ocasión sobresalió la vocación social de los participantes antes que su experiencia técnica. “La mayoría de los participantes son miembros de organizaciones muy activas en trabajos sociales. Si bien el nivel técnico no era el mismo en la mayoría de los participantes, fue impresionante ver el compromiso y los esfuerzos que hicieron para poder aprender cada detalle de los temas y llegar con una excelente base a sus lugares para poder seguir profundizando todos los conocimientos y la información adquirida” subraya..

Para Santiago “los resultados fueron excelentes gracias a la experiencia y nivel técnico de los instructores y a la predisposición y las ganas de aprender de los participantes. Se pudieron dictar todos los temas y crear muchas expectativas de nuevas soluciones para sus proyectos. Creo que para Nodo TAU es esta una experiencia muy grata que nos posiciona como una organización pionera en el tema de conectividad y acceso a Internet. Me siento muy conforme de la visión institucional que se generó alrededor del Nodo gracias a su participación como miembro organizador e instructor del proyecto”.

Comunidad, Género y Tecnología
TRICALCAR ha asumido la tarea de revisar y desarrollar no solo lo comunitario como eje central en la propuesta tecnológica, sino también el enfoque de género. “Para ello cuenta con un espacio que se propone revisar la “inclusión en la sociedad de la información y del conocimiento y preguntarse por el aporte de las TICs al desarrollo de las comunidades y la igualdad de oportunidades en la sociedad de la información y del conocimiento”.

La sesión sobre Comunidad, Género y Tecnología, que se realizó la calurosa jornada del 11 de abril, fue facilitada por Erika Smith, de LaNeta, Liang Tan de IICD, Holanda y Lilian Chamorro, de Colnodo. “Se realizó una breve introducción en la que hablamos sobre los derechos en internet y conceptos básicos sobre comunicación. Con el apoyo de los y las participantes se identificaron palabras relacionadas con proyectos de desarrollo que involucran tecnologías. Con ello se procuró evidenciar que los proyectos de TICs no solo están asociados a las tecnologías implementadas sino a su incidencia en las comunidades” comenta Lilian, que organizó los grupos de trabajo de manera que los/as 26 asistentes al taller, de los/as cuales 10 son mujeres- estén distribuidos/as equitativamente.

Consultada sobre el taller Erika Smith en seguida se ocupa de elogiar la tarea de Lilian, “por su energía, sensibilidad y humor. El taller fue extenso, accesible y claro” destaca. “Hubo compañeras que expresaron abiertamente lo difícil que es el campo de las TICs para las mujeres, sobre todo en las aulas. Esto tiene que ver con que algunas de las integrantes participan de proyectos que específicamente se enfocan a las mujeres, productivos, por ejemplo”: En un intento por analizar estas implicancias desde la coordinación del taller, intentaron registrar la frecuencia de participación de varones y mujeres. “En las sesiones técnicas, las mujeres expresaron preguntas una o dos veces máximo, mientras los hombres (frecuentemente los mismos) expresaron hasta diez. Es evidente la diferencia en la participación en plenarias, aunque se debe tener en cuenta que eran menos, también” evalúa Erika.

“Se habló del tema de género y se abrió espacio para que los y las participantes representaran escenas en la que se consideraran los roles de género” contínua relatando Lilian. “Las dramatizaciones fueron todo un éxito, pero tomaron más tiempo de lo planeado. Eso impidió que se trabajara en profundidad otro aspecto como es el la violencia hacia las mujeres y las TICs” evalúa Erika y destaca como aprendizaje que para trabajar estos temas “hay que ser muy, muy prácticas, orientando a la pregunta ¿qué hago en mi proyecto para identificar y enfrentar desafíos de género? Creo que si logramos interconectar el tema de género con la realidad cotidiana y con ideas para el cambio, el trabajo será más relevante para los integrantes” analiza. Para cerrar, y como apoyo al tema se presentaron algunos datos sobre la participación de hombres y mujeres en proyectos de TICs en Ecuador y Bolivia.

Materiales
Sobre el final del taller, se anunció desde el sitio de WILAC el lanzamiento de la versión final de los materiales de capacitación técnica utilizados durante los talleres. Los materiales, utilizan una versión resumida del formato MMTK – Multimedia Training Kit. Han sido desarrollados para ser utilizados y compartidos libremente por instructores/as vinculados a proyectos de nuevas tecnologías para el desarrollo. Todos los materiales están disponibles bajo una de las licencias Creative Commons para promover que los materiales se compartan, pero retiene algunos de los derechos del autor sobre la propiedad intelectual.

Los módulos contienen una serie de secciones comunes, como “Sobre este documento” y “Declaración de Derechos de Propiedad Intelectual”, donde indican los derechos de propiedad intelectual expresados para esa unidad en particular (no son todas iguales) así como el grado de dificultad de los conceptos allí trabajados; la sección “Conclusiones” resume los principales conceptos trabajados; y “Recursos adicionales” comprende recursos en línea, libros y artículos científicos. Los materiales están en formato PDF, Open Document y comprimido en RAR. También puede descargarse el video de las sesiones donde los materiales fueron impartidos en los talleres presenciales.

Los materiales incluyen la introducción a cargo de Alberto Escudero-Pascual y Ermanno Pietrosemoli. Las unidades publicadas son: Estándares en Tecnologías Inalámbricas, Introducción a la Física de la Radio, Topología e Infraestructura Básica de Redes, Configuración de Estaciones, Cálculo de Radioenlace, Prospección de Sitio, Antenas y Cables, Simulación de Radioenlaces en Exteriores, Instalación para Exteriores, Resolución de Problemas, Seguridad en Redes Inalámbricas, Mesh, WiMax y soluciones no estándar, Energía para sistemas de telecomunicaciones, VoIP para el desarrollo, Enlaces de Larga Distancia, Comunidad, TIC y Género, Estrategias de Sostenibilidad, Planeación de Red y Mapeo de Alcances.

Todos los materiales pueden bajarse desde el sitio de Wilac.

DESDE EnRedando

vía: La Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC)

Anuncios

más fotos… TRICALCAR 2008…

…en Tlayacapan, Morelos, México!

TRICALCAR2008

http://picasaweb.google.es/tricalcar08